templo

Foto 360 grados (click para ver)

sanantoniomc

Cuentos con moraleja: "Estos abuelos tan maravillosos"

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

lapiz-goma-sacapuntas-martalopez

Érase una vez un niño, Francisco de nombre,  que todas las tardes, cuando su madre se iba al trabajo, se quedaba en casa de su abuelo. Al abuelo le servía de distracción y entretenimiento, pues hacía años que su mujer había muerto y desde entonces vivía solo con sus recuerdos.

Uno de esos días, se encontró al abuelo escribiendo una carta a un viejo amigo que vivía en Bilbao y con quien había hecho la mili en Pontevedra por los años setenta.

El niño se acercó al abuelo y le dio un beso:

-          ¡Hola, abueli! ¡Ya estoy aquí! Hoy tengo un montón de tarea del cole. Espero que me ayudes como siempre. La profe nos ha enseñado hoy a hacer restas, pero me resultan muy difíciles. Cuando puedas me enseñas, pues tú me lo explicas mejor.

El abuelo, que estaba concentrado escribiendo la carta a su amigo, se limitó a devolver el beso y a asentir con la cabeza sin dejar el lápiz que tenía en las manos.

Pocos minutos después, y ante el poco caso que el abuelo le hacía, el niño le preguntó:

-          ¿Estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos? ¿Es, quizá, una historia sobre mí?

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Domingo XIII del T.O. (C) (26 junio 2016)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

jesusdiscipulos

(Lc 9: 51-62)

“Y cuando iba a cumplirse el tiempo de su partida, Jesús decidió firmemente marchar hacia Jerusalén. Y envió por delante a unos mensajeros, que entraron en una aldea de samaritanos para prepararle hospedaje, pero no le acogieron porque llevaba la intención de ir a Jerusalén. Al ver esto, sus discípulos Santiago y Juan le dijeron: -Señor, ¿quieres que digamos que "baje fuego del cielo y "los" consuma"? Pero él se volvió hacia ellos y les reprendió. Y se fueron a otra aldea. Mientras iban de camino, uno le dijo: -Te seguiré adonde vayas. Jesús le dijo: -Las zorras tienen sus guaridas y los pájaros del cielo sus nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde reclinar la cabeza. A otro le dijo: -Sígueme. Pero éste contestó: -Señor, permíteme ir primero a enterrar a mi padre. -Deja a los muertos enterrar a sus muertos -le respondió Jesús-; tú vete a anunciar el Reino de Dios. Y otro dijo: -Te seguiré, Señor, pero primero permíteme despedirme de los de mi casa. Jesús le dijo: -Nadie que pone su mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios”.

El evangelio de este domingo tiene una idea de fondo que se va repitiendo a lo largo del mismo; esta idea es elrechazo a Dios por parte del hombre. Rechazo, unas veces por razones políticas (“entraron en una aldea samaritana”), o por  otras excusas, que parecen justificaciones válidas para nosotros, pero no para Dios (“Señor, permíteme ir primero a enterrar a mi padre”; “Te seguiré, Señor, pero primero permíteme despedirme de los de mi casa”).

Frente a esta actitud de los hombres, la primera reacción de sus discípulos es condenar a esas personas; pero en cambio la paciencia de Cristo con nosotros es casi infinita: “-Señor, ¿quieres que digamos que "baje fuego del cielo y "los" consuma"? Pero él se volvió hacia ellos y les reprendió”.

Junto a esta idea de fondo de rechazo a Dios hay también presente en este evangelio otra idea muy importante: lascondiciones para seguir a Cristo:

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Los frutos de la Sagrada Comunión

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

sagradacomunionFrutos de la Comunión en el alma

Según el R. P. Antonio Royo Marín, los principales efectos de la Sagrada Comunión bien recibida son los siguientes:

1) La Eucaristía nos une íntimamente con Cristo y, en cierto sentido, nos transforma en Él. Es el primer efecto y más inmediato puesto que en el recibimos real y verdaderamente el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad del mismo Cristo. “Yo soy el pan de vida… Yo soy el pan que bajó del cielo… Si uno come de este pan vivirá para siempre y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo. En verdad, en verdad, os digo, si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y Yo le resucitaré el último día. Porque mi carne mía es verdadera comida y mi sangre es verdaderamente bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en Mí permanece y Yo en él. El que come de este pan vivirá eternamente” (Juan, 6, 35-58).

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Para una buena confesión

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Según nos dice el Catecismo tradicional para confesarse bien hace falta cumplir cinco requisitos:

1.- Examen de conciencia
2.- Dolor de los pecados
3.- Propósito de enmienda
4.- Decir todos los pecados al confesor
5.- Cumplir la penitencia

Expliquemos brevemente cada uno de los cinco apartados.

1.- Examen de conciencia: Es un análisis que hacemos a la luz de Dios de todos los pecados y faltas que podamos haber cometido desde la última confesión bien hecha. Si acostumbramos a hacer un breve examen de conciencia todas las noches, cuando llegue el momento de la confesión nos será mucho más fácil, pues ya sabremos los pecados que tenemos que confesar.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico